Home >> Especiales >> Japón >> ¿Por qué Japón ha comenzado con la campaña de vacunación tan tarde?
Miércoles, 17 de Febrero de 2021
¿Por qué Japón ha comenzado con la campaña de vacunación tan tarde?

COVID 19. Este miércoles 17 de febrero, en el país asiático se han dado las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica Pfizer.

Japón ha comenzado con su campaña de vacunación contra el Covid 19 este miércoles después de que el gobierno aprobara la solicitud de la farmacéutica Pfizer Inc. para utilizar el mismo medicamento que en Estados Unidos y otros países se está utilizando desde hace dos meses.

 

Algunos en Japón, un país en donde los efectos secundarios de las vacunas, que son relativamente raros y tienden a ser resaltados, no tienen apuro por vacunarse. Esa actitud podría resultar un gran problema para los Juegos Olímpicos de Tokio programados para este verano después de haber sido postergados un año. Las vacunas se consideran clave para la celebración del evento.

Con el desarrollo de vacunas nacionales aún en sus primeras etapas de desarrollo, Japón, que depende de las importaciones, enfrenta incertidumbre en su suministro. Tampoco está claro si el sistema de atención médica japonés podrá atender a los visitantes durante los juegos mientras hacen malabares con los pacientes locales y las inoculaciones masivas.

La agencia de noticias AP analiza por qué Japón, la tercera economía más grande del mundo, ha tardado tanto en la búsqueda de vacunas contra el coronavirus.

¿Por qué el retraso?
Se debe principalmente a que el gobierno solicitó pruebas clínicas en Japón además de las pruebas multinacionales de Pfizer, que no incluyeron al país.
Docenas de países aceptaron los resultados de las pruebas de Pfizer publicadas en noviembre. Pfizer solicitó la aprobación de emergencia en Japón en diciembre, basándose en los datos del extranjero, pero Tokio esperó los resultados de las pruebas japonesas presentadas a fines de enero antes de dar el visto bueno el domingo 14 de febrero.
Todo esto sucedió en un período de dos meses, mucho más rápido que el promedio de un año que es habitual en Japón, un país conocido por ser cauteloso y estancado en la burocracia.
El proceso de aprobación para otro proveedor, AstraZeneca, comenzó recientemente, mientras que un tercero, Moderna Inc., aún no se ha presentado en Japón.

¿Por qué Japón solicitó más datos?
Las personas en Japón a menudo son escépticas acerca de las vacunas y los funcionarios sintieron que debían abordar las preocupaciones de seguridad a fondo.
La ministra de Salud, Norihisa Tamura, dijo la semana pasada que los asiáticos constituían "sólo un pequeño porcentaje" de las pruebas de Pfizer, que se realizaron de julio a noviembre en unas 44.000 personas en seis países.
Aun así, eso significa que los datos incluían muestras de unos 2000 asiáticos. Algunos críticos cuestionan si las pruebas adicionales en solo 160 japoneses agregaron algo, excepto más demoras.
Taro Kono, ministro de reforma administrativa de vacunas, defendió la demora. "Era más importante que el gobierno mostrara al pueblo japonés que todo estaba hecho" para alentar a que se vacunen, dijo.

¿Por qué la confianza en las vacunas es tan baja en Japón?
La desconfianza de Japón hacia las vacunas tiene décadas. Muchas personas sienten una vaga inquietud por las vacunas, en parte porque sus efectos secundarios a menudo se han exagerado.

En la década de 1990, el gobierno eliminó las vacunas obligatorias después de que un fallo judicial lo responsabilizara por los efectos secundarios relacionados con varias de ellas.

Más recientemente, Japón dejó de recomendar la vacuna contra el virus del papiloma humano, o VPH, después de que los medios informaran sobre supuestos efectos secundarios, renovando las preocupaciones a pesar del uso generalizado de la vacuna en el extranjero como protección segura y efectiva para el cáncer de cuello de uterino.

Una encuesta reciente del periódico Mainichi mostró que menos del 40 % de los encuestados están ansiosos por recibir sus vacunas contra el coronavirus de inmediato, mientras que alrededor del 60 % dijeron que esperarán y verán.

¿Cuál es el plazo de vacunación?
Está previsto que unos 40.000 trabajadores médicos de primera línea que tratan a pacientes con Covid 19 reciban sus primeras inyecciones de la vacuna Pfizer en 100 hospitales. La mitad de ellos participará en una encuesta de efectos secundarios y controles de salud posteriores para tratar de aliviar la preocupación por la seguridad pública.

Los siguientes en recibir la vacuna serán aproximadamente 3,7 millones más de trabajadores de la salud. Se espera que los ancianos tengan su turno en abril, antes que aquellos con problemas de salud.

Alrededor de junio sería el turno de los mayores de 16 años.

¿El país tiene suficiente vacunas?
A pesar de su inicio tardío, Japón se apuró a cerrar acuerdos con Pfizer y otras dos empresas, AstraZeneca y Moderna, en julio, cuando aún se estaban desarrollando las vacunas.

El país ha obtenido 344 millones de dosis, suficientes para cubrir a toda su población, hasta fines de este año. Eso incluye 144 millones de dosis de Pfizer, 120 millones de AstraZeneca y 50 millones de Moderna.

Japón se comprometió a asegurar dosis para toda su población para junio, pero las perspectivas son inciertas en medio de la escasez en Europa, donde se producen gran parte de los suministros de Pfizer y AstraZeneca.

Taro Kono, el ministro a cargo de las vacunas, describió como "difíciles" las perspectivas de recibir las vacunas a tiempo. Aunque expresó optimismo, dijo que los suministros de Europa determinarán el progreso de la campaña en Japón.

¿Están desarrollando sus propias vacunas?
Varias empresas y organizaciones de investigación japonesas están desarrollando vacunas contra el coronavirus, pero se encuentran en las primeras etapas.
Takeda Pharmaceutical Co. distribuirá la vacuna Moderna y producirá la vacuna Novavax localmente, y JCR Pharmaceuticals Co. producirá la vacuna AstraZeneca bajo un acuerdo de licencia.

Solo AstraZeneca se encuentra actualmente en proceso de aprobación.

Los expertos dicen que el desarrollo de vacunas en Japón se ha convertido en un área de investigación impopular debido a los riesgos, el proceso lento y la falta de fondos gubernamentales.

Shigeru Omi, jefe del grupo de trabajo gubernamental sobre el coronavirus, ha citado la falta de competitividad global de las compañías farmacéuticas japonesas como una razón para el retraso en el lanzamiento.