Martes, 05 de Mayo de 2020
Japón amplía el estado de emergencia hasta el 31 de mayo

COVID-19. La extensión se debe a que el sistema médico continúa afectado a pesar del descenso en el número de infectados.

El gobierno japonés ha decidido ampliar hasta el 31 de mayo el estado de emergencia para contener la expansión del coronavirus. Sin embargo, la declaración será revisada el 14 de mayo cuando el grupo de expertos analicen los avances logrados hasta ese día.

 

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dijo el 4 de mayo que las medidas de control para las 13 prefecturas con “advertencia especial” se mantendrán como están.
La extensión de la emergencia se debe, principalmente, a que el sistema médico continúa viéndose severamente afectado a pesar del descenso en el número de las nuevas infecciones que se confirman cada día, dijo la NHK.

Por su parte, el ministro de Finanzas y Revitalización, Yasutoshi Nishimura, dijo antes ante la Cámara de Diputados que dentro “de dos a tres semanas” se volverá a analizar con los expertos el avance de las medidas y se verá “posible el levantamiento” del estado de emergencia en algunas prefecturas.

Para dejar sin efecto la emergencia, deben cumplirse cinco condiciones, explicó Nishimura: 1) cantidad de nuevos infectados en las dos o tres últimas semanas, 2) proporción de personas infectadas con ruta desconocida, 3) la implementación de los test de coronavirus PCR, 4) situación del sistema de atención médica y 5) condición del nivel de contagio en las prefecturas vecinas.

Por otra parte, la NHK dijo que se permitiría a otras prefecturas mitigar parcialmente sus peticiones bajo la condición de que éstas insten a la gente y a los negocios a adoptar nuevos estilos de vida en la lucha contra el coronavirus. El gobierno espera que se siga pidiendo a la gente que evite desplazarse entre prefecturas, de salir a divertirse de noche y de visitar lugares de escasa ventilación donde el contacto cercano y las aglomeraciones sean inevitables.

Cooperación de la ciudadanía

El gobierno japonés ha decidido prolongar el estado de emergencia hasta el 31 de mayo. Previo a esta decisión, los expertos médicos coincidían en que el ritmo del contagio no se estaba desacelerando tanto como se había previsto. Cabe recordar que el estado de emergencia fue declarado el 7 de abril para siete prefecturas, entre ellas grandes aglomeraciones urbanas como Tokio u Osaka, pero luego, el 16 del mismo mes, la medida se amplió a todo el país.

En el estado de emergencia, los gobernadores de las prefecturas sujetas a la declaración pueden pedir temporalmente a los ciudadanos de las áreas designadas que se abstengan de salir a la calle si no es por un asunto esencial. No obstante, se puede ir al hospital, al supermercado y al trabajo. Además, es una medida no vinculante, es decir, no se prohíbe salir, sino que se pide a la ciudadanía que coopere en la mayor medida posible.

Centros educativos
Los gobernadores pueden solicitar e incluso ordenar el cierre de los centros educativos según una ley especial promulgada en marzo. Dependiendo de la titularidad (municipal, prefectural o privada), existen varios supuestos: a) en el caso de las escuelas de secundaria superior prefecturales, los gobernadores tienen la potestad de clausurarlas; b) si se trata de un centro de secundaria superior privado o de una escuela primaria o secundaria básica de competencia municipal, pueden solicitar el cierre, en primer lugar, y pueden ordenarlo si la dirección del centro no accede a ello. En este último caso, no se prevén multas.

¿Qué establecimientos deben cerrar?
Por ley, los gobernadores están autorizados a limitar el funcionamiento de instalaciones a fin de prevenir la propagación del virus. Por ejemplo, pueden solicitar que se restrinja el uso de espacios con más de 1000 metros cuadrados de superficie o incluso ordenar su cierre. En caso necesario, pueden tomar la misma decisión con establecimientos más pequeños. Estás sujetos a este punto: teatros, salas de cine, salas de espectáculos y congresos, grandes almacenes o tiendas por departamentos, supermercados e hipermercados, hoteles y hostales, gimnasios y natatorios, museos, bibliotecas, bares y discotecas, escuelas de manejo o autoescuelas y academias de enseñanza. Los supermercados e hipermercados pueden mantener abiertas las secciones de alimentación, productos de higiene y limpieza y farmacia. En caso de que un establecimiento no cumpla las directrices, los gobernadores pueden dictar una orden para que lo hagan y hacer público el nombre de dicho comercio.

Congresos, ferias, eventos
Según la nueva legislación, los gobernadores pueden solicitar a los organizadores de congresos, ferias u otro tipo de evento su cancelación. Al igual que en el punto anterior, si no se cumplen las directrices, se puede ordenar la suspensión y los gobernadores pueden hacer públicos los nombres de los organizadores a través de la página web del gobierno prefectural o por otros medios.

Servicios esenciales
La declaración del estado de emergencia no afecta a los servicios esenciales. Ahora bien, se pide a las empresas proveedoras de electricidad, gas y agua que tomen medidas para garantizar un suministro estable. También pueden mantener su actividad los gestores de medios de transporte, servicios de telefonía, internet y correo. Si bien la legislación no establece límites o servicios mínimos para el transporte público, el primer ministro y los gobernadores pueden dar los pasos necesarios para garantizar el funcionamiento mínimo requerido.