Viernes, 28 de Septiembre de 2018
En búsqueda de la armonía en tiempos modernos

REIKI. Entre las terapias complementarias de origen japonés se encuentra el “reiki” que utiliza la  energía del espíritu, la energía universal para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu.

“Reiki” es un vocablo japonés compuesto por los kanji  “rei” =  alma, espíritu, deidad y “ki” = energía, vitalidad, fuerza. Es decir, reiki simboliza el concepto de energía del espíritu, la energía  que fluye por todo el universo. Es un sistema de armonización natural que utiliza la "energía vital universal" para la sanación, autosanación y el reequilibrio bioenergético a través de la imposición de manos.

Nuestro cuerpo físico está animado por esta fuerza vital  que penetra por los llamados “chakras”, y fluye incesantemente a través de los meridianos o canales energéticos y dota de energía a los órganos e influye en el estado emocional y espiritual.
El iniciador del reiki fue el maestro Mikao Usui que designó a este método Usui Shiki Ryoho.
El maestro Usui (1865 – 1926) logró comprender el significado profundo de los símbolos de sanación aprendidos del budismo antiguo escrito en sánscrito para canalizar la energía rei y potenciar el ki que habita en todos los seres vivos.
La historia cuenta que Mikao Usui buscó en el budismo Zen la respuesta al sentido de su vida y para ello, subió al Monte Kurama en Kyoto a meditar. Luego de 3 semanas de ayuno y meditación, cayó inconsciente tras sentir como un rayo que le caía en medio del pecho. Cuando despertó unas horas después, se sintió liviano y en armonía en mente, cuerpo y espíritu, había alcanzado “satori” o iluminación profunda.
Junto con su experiencia personal y espiritual del satori, Usui comprobó en sí mismo y en otras personas que había adquirido la habilidad de canalizar la energía vital para armonizar y sanar.
El ser humano con sus pensamientos y sentimientos negativos genera energías que van contaminando su cuerpo y perturbando la mente; si ese estado se mantiene por mucho tiempo desemboca en la enfermedad. Una persona cuando enferma no daña sólo un órgano sino todo su ser.  El reiki es una herramienta que se adapta a cualquier tratamiento médico y la complementa, en ningún caso sustituye la visita al médico. El reiki, hoy en día, como terapia energética puede contribuir a la relajación y disminuir el estrés y la ansiedad que tanto nos aqueja y provoca o agrava los estados de enfermedad.
Para acceder a los conocimientos de reiki se necesita ser sintonizado por un maestro de reiki. A través de una ceremonia de iniciación el maestro le transmite la energía del universo al aprendiz para que pueda potenciar su ki. No se trata de ningún dogma o religión, sino de adquirir la habilidad de canalizar la energía vital para armonizar el balance de lo que ha sido perturbado.
En reiki hay tres niveles de enseñanza, el primero llamado “shoden” nos prepara para la autosanación y después de tratarnos a nosotros mismos podemos hacer aplicarlo a otros.
Con el nivel dos llamado “okuden” se puede enviar la energía sin ningún límite de espacio ni tiempo. Con el nivel tres, llamado “shinpiden” se alcanza la Maestría en Reiki.
El carácter terapéutico del reiki es el que trascendió como enseñanza, aunque en aspectos más profundos tiene relación con las prácticas del budismo, de llevar una vida despojada, con tener la mente sana para traer el bienestar físico.

El verdadero secreto para alcanzar el bienestar y la felicidad están en los cinco preceptos llamados “gokai”.
1-Sólo por hoy no te enojes.
2-Sólo por hoy no te preocupes.
3- Se agradecido.
4-Trabaja honradamente (incluye la práctica de la meditación).
5-Respeta a todo ser vivo.

Lo que transmiten estos preceptos es que si lo practicas diariamente producen un estado de paz que en japonés se conoce como “anshin ritsumei“.  Cuando la mente se aquieta y el corazón se llena de gozo y gratitud seremos capaces de vivir la vida en armonía con toda la creación. Habremos alcanzado la iluminación, el fin del camino espiritual que todo aspirante anhela lograr algún día.

Actividades en el Jardín Japonés relacionadas con este tema: Kenko-do, el camino hacia una vida saludable, sábado 22 y domingo 23 de septiembre, charlas y talleres de 14 a 16 hs.

* Fundación Cultural Argentino Japonesa