Martes, 15 de Mayo de 2018
Okinawa: a 46 años del regreso a Japón

SOBERANÍA. El 15 de mayo se cumplió un nuevo aniversario de la devolución de la isla. Sin embargo, en la prefectura nipona más meridional aún se siguen experimentando incidentes con los Estados Unidos.

Finalizada la segunda guerra mundial, Okinawa experimentó casi tres décadas bajo la administración militar de los Estados Unidos, hasta que fue devuelta a Japón, en 1972. Sin embargo, la prefectura más sureña de la nación todavía experimenta, a diario, incidentes que van en contra de la Constitución japonesa, según afirma el Asahi Shimbun.

Entre el 11 y el 13 de mayo se realizó una "Marcha por la Paz" como forma de protesta por los planes del gobierno central japonés de reubicar una controvertida base militar estadounidense de la Estación Aérea Futenma, Ginowan, de los Cuerpos de Marines de Estados Unidos en Henoko, ciudad de Nago, en donde se está realizando un trabajo de recuperación de tierras.
El diario Asahi informa que un malecón que sobresale hacia el mar se extiende para rodear el área de recuperación. El muro ofrece una prueba visual de la carga que se impone a los residentes locales para albergar la nueva base militar.
El gobierno central comenzó los trabajos de construcción en abril del año pasado, rompiendo su promesa al gobierno de Okinawa de trasplantar el coral dentro del área de recuperación antes de comenzar el proyecto.
Recientemente, también se descubrió que el terreno en el área de recuperación es mucho más suave de lo esperado y que ha surgido la posibilidad de que haya una falla activa. Estos nuevos factores requerirán cambios significativos en el diseño de la nueva instalación militar, pero el gobierno central aún no ha ofrecido una explicación detallada con respecto a la situación.
“El gobierno central traiciona sus promesas al gobierno de la prefectura y se niega a mantener conversaciones con las comunidades locales. Esta es la cruda realidad de la democracia y la autonomía local en Okinawa en 2018”, afirma el Asahi, y agrega: “La sensación de ser sometida a discriminación se está extendiendo ampliamente y profundamente entre las personas en Okinawa”.

 

Accidentes
Lo que está ocurriendo en Henoko es solo un ejemplo. Tan solo en el último año, la prefectura ha sido golpeada por una serie de accidentes y percances que involucraron a aviones militares estadounidenses, incluido el avión de rotor inclinado Osprey.
En la Escuela Primaria Futenma No. 2, que se encuentra junto a la base aérea de Futenma, a los niños en el terreno de la escuela se les pide que se refugien en el interior cuando se acercan los aviones militares. Eso se debe a que una ventana de metal con un peso de 8 kilos cayó desde un helicóptero militar a los terrenos de la escuela en diciembre pasado.
A partir del 8 de mayo, los escolares tuvieron que evacuar en 367 ocasiones.
“Esta sería una situación impensable en el Japón continental. El gobierno japonés es incapaz de garantizar que los aviones militares estadounidenses sigan las rutas de vuelo designadas en Okinawa”, según el Asahi.
Muchos habitantes de Okinawa aún guardan recuerdos de cómo sus islas fueron utilizadas como "piedra de sacrificio" para defender el continente durante la guerra del Pacífico.
“¿Se puede justificar que el gobierno obligue a las personas que viven en estas islas a hacer grandes sacrificios nuevamente con el pretexto de defender la seguridad de Japón?”, se pregunta el medio.