Jueves, 12 de Abril de 2018
La creación del Comando Central Terrestre

LAS FUERZAS de autodefensa japonesas sufren la mayor reforma en 64 años.

El 27 de marzo, las Fuerzas de Autodefensa de Japón pusieron en marcha un nuevo Comando Central Terrestre, que -informó la NHK- asumirá el mando unificado de todas las unidades que componen las fuerzas de Tierra niponas. También se creó una Brigada Anfibia de Despliegue Rápido con el fin de retomar con rapidez una isla remota en caso de que se la apropie un país enemigo. Información brindada por la cadena japonesa de noticias señala que se la conoce como la versión japonesa de la Infantería de Marina de Estados Unidos.

Esta renovación organizativa, en momentos de tensiones internacionales, es la mayor que se realiza en los 64 años de historia de la Fuerza Terrestre de Autodefensa, por lo que ha despertado un interés y llamado de atención.

 

Por qué
Antes de esta modificación, todas las unidades operativas de la Fuerza Terrestre de Autodefensa pertenecían a una de sus cinco unidades regionales, cada una de las cuales tenía asignadas, de manera exclusiva, una de las cinco zonas geográficas de Japón. Con esa organización, sin embargo, una fuerza regional quizá no lograba responder adecuadamente, por sí sola, a un desastre, por ejemplo, de la magnitud del 11 de marzo del 2011; por otro lado, podría resultar difícil defender las islas suroccidentales del archipiélago sin ayuda externa.
Por ello, la Fuerza Terrestre de Autodefensa llegó a la conclusión de que un comando unificado era necesario para poder reasignar unidades más allá de las fronteras regionales, brindar asistencia con rapidez y coordinar acciones con las fuerzas estadounidenses en Japón y con las Fuerzas Marítimas y Aéreas de Autodefensa.

En contra
Aquellos contrarios a esta reorganización sostienen que un comando unificado podría ser tan poderoso como
el Ejército Imperial de Japón de antes de la Segunda Guerra Mundial y, por tanto, resultaría problemático tanto desde el
punto de vista del control civil como del fiscal.
La cadena NHK, a su vez, mencionó las crecientes actividades marítimas de China en los últimos años y el problema de las islas Senkaku, que son reclamadas por los chinos como territorio propio. El gobierno nipón aduce que, al desplegar una unidad anfibia y reforzar su disponibilidad para enviar efectivos en caso de alguna contingencia, el país será capaz de potenciar la disuasión contra ataques enemigos y las capacidades de respuesta.
No hay dudas de que esta medida comienza a ampliar el papel de las fuerzas de Autodefensa.