Jueves, 20 de Abril de 2017
La primera Japan House se abre en San Pablo

LA DIFUSIÓN de la marca Japón en el mundo, un proyecto, en este caso, a cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Aproximadamente dentro de un mes, se inaugurará la primera Japan House del mundo en la ciudad brasileña de San Pablo.

Se trata de una dependencia que el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés pone en marcha en el extranjero para transmitir los varios atractivos de Japón.
La NHK informó que tras San Pablo, se abrirán otras instalaciones en Londres y Los Ángeles.
El centro, diseñado por el mundialmente conocido arquitecto japonés Kengo Kuma, está situado sobre la entrada de la avenida Paulista, en el centro de San Pablo. De aire innovador, posee una fachada cubierta de seis toneladas de cipreses japoneses que se han trasladado desde Japón. El edificio está captando la atención no solo de los residentes de la ciudad, sino también de la gente de otras partes del país.
Japan House presenta lo último de Japón que aún no se conoce en el país anfitrión. Hay que tener en cuenta que Brasil alberga una de las mayores comunidades de japoneses en el extranjero. La cultura que llevaron los inmigrantes de Japón está muy arraigada en el país. De hecho, en San Pablo hay más restaurantes de sushi que de churrasco, la típica barbacoa brasileña. Y el respeto y el afecto por Japón y su gente han penetrado en la sociedad de Brasil.
En Japan House, un conservador de Brasil y varios coordinadores de Japón trabajan juntos para elegir objetos o personas que representen el Japón contemporáneo. Luego se presentarán en exposiciones, talleres o seminarios. No solo se centrarán en Tokio y Osaka, sino en la cultura y las industrias de todo el país. Un ejemplo es el "bashofu", la artesanía tradicional de tejido de la prefectura meridional de Okinawa.
También se centrarán en tecnologías innovadoras, como los dispositivos móviles o los robots. Japan House dispondrá, así mismo, de lugares donde se venderán productos japoneses. Por lo tanto, la dependencia será, a la vez, un centro empresarial y artístico.
El proyecto del Ministerio de Exteriores nipón terminará en marzo del 2019. Después, la dependencia tendrá que funcionar por su cuenta, también en el aspecto financiero.